Escepticismo y marketing digital

Entre los anunciantes existe una tendencia que nos preocupa y que nos genera una cierta incomodidad en torno a las decisiones que puedan tomarse entorno a su marketing digital. No tiene que ver únicamente con presupuestos e inversiones — que sí— sino en actitudes y en cómo puede llegarse a tomar el anunciante el medio on-line cuando, éste y su estratégico aliado marketing mobile son, hoy día, la máxima posibilidad para las grandes marcas.

Escepticismo y Marketing Digital

Escepticismo en marketing digital

Esta tendencia convierte al anunciante en una entidad que tiende a sentirse más libre ante el medio on-line, a veces de manera un tanto frívola a la hora de ‘mojarse’ en su comunicación corporativa en medios sociales por ejemplo. ¿Cuál es entonces la escala de valores que le conduce a sentirse así ante los social media? Por lo general porque se relaciona el medio on-line con otro canal más de comunicación, aunque más económico; concepto sin duda relativo. En otros casos, más preocupantes a nuestro entender, porque muestran cierto escepticismo hacia el medio social on-line y el marketing digital en general.

Nada es gratuito

Sentirse más libre a la hora de ir más allá o adaptar ejes de comunicación al medio social ante un canal on-line constituye un ejercicio que debe responder a un trabajo de estrategia y conceptualización. No es gratuito ni debe serlo. Un post en Facebook siempre ha de tener una razón. No es simple información. Las redes sociales permiten el contacto más directo con el usuario que jamás han podido disfrutar las grandes firmas. Una oportunidad hasta ahora inexistente.

Nuestro deber como agentes en marketing digital es asesorar con rigor a nuestros clientes en un medio absolutamente virgen. De nuestros clientes, esperamos que acepten nuestros consejos.

Más allá se fidelizan prescriptores

Nuestra opinión es que el anunciante debe ir más allá en el medio social con el objetivo de acercarse al usuario. Convertirlo en un admirador de la marca. Es un momento de ‘fans’, de seguidores de nuestras marcas. No son simples clientes, son prescriptores. El cliente va o viene, el fan permanece. El cliente eventual es indiferente, al fan ‘le gusta’ lo que se le transmite. La prioridad no es la cuenta de resultados sino crear tendencia de marca, ganar adeptos y transformar todo ese tráfico y actividad en una conversión fiel a los objetivos del anunciante. En resumen, es hora de fidelizar prescriptores en un momento en que, igualmente, la economía echa tanto de menos la bonanza que el escenario vivido ya nunca será el mismo. Pensémoslo. Es el momento del fan, una tendencia que a favor obligará a todas las empresas y marcas, grandes y pequeñas, a mejorar sin descanso sus productos y servicios. Es momento de trazar estrategias de marketing digital sólidas y a largo plazo.

Y esto requiere mucha estrategia, mucho trabajo en equipo. Hace falta experimentar. Ensayo y error. Analizar y parametrizar. Sólo por este camino alcanzaremos el objetivo de reducir la distancia entre consumidor/seguidor y anunciante.

Entonces, y llegados a este punto: querido anunciante, ¿quieres ir más allá?

Deja tu respuesta