Mitos de Facebook: ¿Social Media Karma?

mitos-de-facebook-social-media-karma-notonlywebs-now

Navegando sin rumbo fijo por la red pero sí entre informaciones sobre nuestro querido social media, volví a caer en los mitos sobre el marketing en Facebook que Alison Zarrella concentró en una pequeña lista de 3 ítems. ¿Los vemos?

Para contextualizar, Alison Zarrella es una reputada consultora en medios y comunicación social y co-autora, junto con su también ‘socialmediático’ esposo Dan Zarrella, de dos libros de O’Reilly Media: “The Social Media Marketing Book” y “The Facebook Marketing Book“.

Como decíamos, navegando entre social media content, topé de nuevo con los 3 mitos sobre Facebook que Alison Zarrella citó. Hoy, desde aquí, y siempre con la humildad por bandera porqué sobre social media, al menos hasta ahora, siempre deberemos aprender por su permanente estado de cambio tanto del tejido emocional del consumidor como de las herramientas que nos brinda el sector, queremos contrastarlos, validarlos o, si cabe, reflexionar sobre ellos. ¿Por qué? Pues porque creemos que realmente concentran muy bien la realidad de ambos lados por la que debemos andar juntos pero, ¿qué lados? El del anunciante y el del profesional en social media. Siempre y cuando los dos piensen en todo momento en quién hace posible esta nueva realidad social: el usuario o, como tanto nos gusta a nosotros, el ‘prosumer’. Repasemos esos mitos (o #fails), contrastados con cada realidad que a su vez Zarrella nos propone.

Mito 1: con un post semanal basta. ¿Perdona?

O lo que vendría a resumirse de esta manera: con un post semanal en tu página de fans, mágicamente verás cómo te ayuda a mejorar tus ventas o incrementar tus clientes potenciales.

La realidad desmitificada que propone Zarrella es la siguiente: con un post semanal no basta. Se necesita trabajo, como en cualquier otra área y, probablemente, más que en otras disciplinas del marketing. Para que un usuario de Facebook dedique tiempo a tu marca, debes hacerlo bien.

Y sí, está claro, es así. Es cierto que los números de aceptación de la presencia de marcas en redes sociales es elevada. Datos recientes hablan de que un 86% de los usuarios españoles de Facebook han interactuado alguna vez con marcas y que un 61% de ellos recuerdan la marca con la que han interactuado. Pero todo esto no se logra con un post semanal, es más, pasar de la interactuación espontánea a la fidelización a conciencia, es decir por algún motivo concreto, es un trabajo estratégico, constante, analítico y, también, emocional y sensitivo para saber captar lo que tu audiencia está pidiendo. Entre muchas otras cosas…

Mitos de Facebook - NotOnlyWebs Blog

Mito 2: Facebook puede y debe ser un duplicado de tu sitio web.

O lo que vendría a ser también: aplica la misma comunicación unidireccional de tu sitio web corporativo en Facebook.

#fail! Precisamente uno de los consejos que solemos dar es no caer en el monotema por y para tu producto/servicio en Facebook. Y menos a la fuerza. Nos tiramos de los pelos (o de los que nos quedan…) cuando vemos un newsfeed corporativo cargado de posts sobre la propia marca (productos/servicios).

Hace falta conectar, nunca imponer. Y para conectar no hay mejor vía que ser uno mismo. A veces, para ello, lo que es necesario para toda empresa es quizás, y antes que nada, averiguar lo que es y a dónde quiere llegar. Es por este motivo, entre otros, que en social media marketing existe una importante área vinculada a la estrategia, como en cualquier otra disciplina del marketing, y que más a menudo de lo que nos gustaría se pasa por alto. Sin embargo, existe un aspecto claramente diferenciador que en otras disciplinas del marketing: el social media, una vez has definido y asumido tu estrategia, te permite ser como eres de forma directa con el usuario, transmitir tus valores y encontrar aquellos consumidores que conectan contigo porque al fin y al cabo tienen algo en común contigo y, tú, algo que les interesa o les gusta ellos.

Mitos de Facebook - NotOnlyWebs Blog

Mito 3: si te metes en Facebook tendrás que comprar publicidad, contratar a un programador y hacer muchas aplicaciones.

Otro #fail como una casa. Si algo tiene Facebook, es que es democrático. Todo el mundo tiene cabida. A cuánto más grande sea la marca, más estrategia deberá elaborarse. Pero eso sí, siempre estrategia, antes y durante. Entrar en Facebook no es desarrollar una aplicación cada semana, pero tampoco es darte de alta con un mail, un password y a volar. Repasa el mito 1…

En realidad se puede trabajar en Facebook con un presupuesto modesto. Definir unas bases estratégicas y, hasta incluso, mantenerlas de forma independiente con ayudas puntuales por expertos externos. Es obvio que una gran empresa siempre será capaz de gastar más, y debe hacerlo, en aplicaciones, en publicidad, en virales y, por lo tanto, le será más fácil (aunque no tiene por qué) obtener éxito. El reto de la gran empresa es otro al margen del branding en redes sociales; es en la gran marca donde el valor estratégico es puntal para lograr el engagement (vinculación) con el usuario. En la pequeña o mediana empresa entra en juego el valor de la acción local y, en buena parte, se pasa a un valor más táctico que estratégico quizás. Ese juego local, incluso, a veces puede llegar a sorprendernos y mucho.

Al fin y al cabo: Social Media Karma

Aunque siempre, y siempre es siempre, hay algo en común en la esfera social de tu marketing, ya sea para una pyme como para una gran marca: el valor de tu presencia en medios sociales está en la vinculación con quien comparte tu muro; ya sean uno o un millón. Y para encontrar esta vinculación, a parte de estrategia, contenidos útiles, tácticas locales y objetivos definidos existe un aspecto primordial que antes ya hemos mencionado: saber quién eres para poder mostrarte tal y como eres. Es así cuando mejor se da y más se recibe; cuando se es auténtico y se tiene mucho por ofrecer; para lo bueno y para lo malo. Una máxima exposición, para ser un líder altamente conectado y, obviamente, obligado a ser cada día mejor en tu área para tus fieles y nuevos consumidores.

Al fin y al cabo, esto no deja de ser como la vida misma. Al fin y al cabo, no dejamos de comunicarnos directamente con personas. Al fin y al cabo, no dejamos de emplear herramientas de marketing en un canal en el que prevalecen los tics y virtudes del comportamiento humano y donde prevalecen las recomendaciones de tus amigos. Al fin y al cabo, aquí no deja de pesar la balanza del dar y recibir. Al fin y al cabo, esto no deja de estar muy relacionado con el karma que uno mismo lleve dentro, ya sea como marca o como persona. Al fin y al cabo, a esto también le podríamos llamar Social Media Karma, ¿no?

Deja tu respuesta